Alertas químicas

0

| Publicado en Conocimiento, Correspondecia Recibida, Ecología, Mujer, Salud, VISIBILIDAD

FLÚOR, CLORO, BROMO E YODO, CUATRO ELEMENTOS QUÍMICOS CON MUCHA HISTORIA Y POCO FUTURO
Por: Xavi Iribarren -Medio Ambiente and Prevención and Wellbeing
¿Concebimos algo más saludable que una buena ducha después de una buena sesión de nuestro deporte favorito? Los efectos beneficiosos de la ducha, sobre todo si es de agua fría son numerosos y bien conocidos, la sensación de bienestar corporal, si la tomamos por la mañana nos puede durar todo el día. ¿Existe duda alguna?
Pues bien, la evolución del conocimiento y el detenimiento con que analizamos todos y cada uno de nuestros hábitos diarios ha llevado, ya hace algún tiempo, a cuestionarse el uso del cloro en el agua potable que utilizamos para uso sanitario. Cuando nos duchamos (o tomamos un baño), sobre todo si el agua es caliente y nos pasamos largo rato en la ducha, el cloro que contiene el agua se evapora, con lo cual inhalamos gas cloro que pasa a nuestros pulmones libremente, lo cual puede resultar pernicioso. El Cloro libre se recombina formando trihalometanos, subproductos de la cloración del agua potable, entre ellos el cloroformo, un potente carcinógeno. En pocos segundos, los gases inhalados pasan directamente a la sangre mientras nos duchamos, resultando mucho más pernicioso que si ingerimos directamente el agua clorada. Otro efecto indeseado del cloro es que al ser un potente antibacteriano, si lo utilizamos en el agua que bebemos o cocinamos, al ingerirlo llega a nuestro intestino, arrasando la estimable flora bacteriana, con todo lo que ello acarrea en el sistema inmunitario y la generación de neurotransmisores, en especial la serotonina, con todo lo que ello conlleva (depresión, fatiga crónica, ansiedad…). Algunas formas de asma, afecciones cutáneas, los cánceres de vesícula, riñón y rectal se han relacionado con el cloro sanitario, entre otras enfermedades y consecuencias para la salud pública.
Evidentemente que el uso del cloro está plenamente justificado como potente desinfectante para eliminar eventuales focos de infección que, de no efectuar tratamiento sanitario, desembocarían en una crisis epidémica de tipo infeccioso.
Sobre el bromo pesa la leyenda de haberse utilizado en los cuarteles militares, añadido al agua en forma de bromuro, con el objeto de disminuir la tensión sexual masculina, como disuasivo a la erección.
El uso del flúor es quizá todavía más polémico que el del cloro. Si bien se admite su eficiencia en la prevención de la caries infantil, con el tiempo se han observado numerosos efectos indeseados, desembocando en una controversia curiosa de la cual se prevé un no lejano abandono completo de su uso. Mientras que algunos países suministran el agua de boca para la población con flúor añadido, otros lo han prohibido completamente, considerándolo una peligrosa práctica. En los países europeos se ha suprimido esta práctica. Como efectos secundarios a largo plazo se señalan la fluorosis, alteración y debilitación del tejido óseo, y si la ingestión fuera muy alta podría darse (se han dado casos) intoxicación. Todos los tés comerciales contienen flúor, de forma natural dicho elemento se incorpora a su estructura química, y de forma artificial, a parte del agua se añade flúor a la sal de mesa y a los dentífricos, práctica que cuenta con sus acérrimos adeptos pero también con sus detractores.
Competencia con el Yodo
Un problema secundario tanto del cloro como del flúor es que, debido a su comportamiento químico parecido, compiten con el yodo en su absorción por nuestro organismo. Nuestro organismo necesita diariamente una aportación muy pequeña pero insustituible de yodo para el correcto funcionamiento de nuestra glándula tiroides. Pues bien, en presencia de cloro y flúor abundantes, se hace más difícil que nuestro organismo pueda absorber su tan necesaria dosis diaria de yodo. Por tanto la población con algún tipo de sensibilidad patológica en la síntesis de las hormonas tiroideas (que no es poca) es especialmente sensible a estos elementos. En general se considera que más de un 20% de la población de edad a partir de los 60 años tienen algún tipo de trastorno tiroideo y además se estima que está infradiagnosticada.
Riesgos profesionales
El riesgo doméstico que hemos relatado hasta aquí toma otra dimensión cuando lo trasladamos a un entorno profesional. Estos cuatro elementos (Flúor, Cloro, Bromo e Yodo) son potentes desinfectantes que se usan mucho en espacios donde se requiere una higiene importante, eso es en piscinas, saunas, spas, y también en centros hospitalarios y veterinarios, en el tratamiento de frutas y verduras para eliminar posibles infecciones bacterianas o por microorganismos. Cuando la temperatura es muy alta (saunas, spas) se sustituye el cloro por el bromo, menos volátil. Por lo tanto, el personal que trabaja en este tipo de instalaciones está especialmente expuesto a este tipo de riesgo químico, el cual, a largo plazo puede tener consecuencias importantes. En general estos espacios, debido a sus características, tienen una ventilación que no elimina las concentraciones de cloro y otros gases.
El uso de la lejía
lejiaEn general no tenemos idea del poder desinfectante real que llega a tener la lejía comercial. Por poner un ejemplo: la zona más estéril de los quirófanos hospitalarios acostumbra a ser los retretes, por la gran cantidad de lejía que usan las empresas de limpieza cuando los limpian. La lejía (hipoclorito de sodio) produce de forma espontánea emanaciones de gas cloro, por lo cual hay que ser precavido y moderado en su uso.
Soluciones
Bien, no vamos a proponer que dejemos de ducharnos, pero sí que tomemos algunas precauciones domésticas y en instalaciones industriales y deportivas.
Adoptar técnicas constructivas que permitan la instalación de redes separativas de agua sanitaria en los edificios de viviendas, de forma que pueda recogerse el agua de lluvia en azoteas y tejados, almacenarla de forma adecuada y así poder utilizarla en el baño y la cocina, reduciendo asimismo el impacto medioambiental de consumo de agua.
Ducharse con agua fría siempre que sea posible. Cerrar el grifo de la ducha mientras nos enjabonamos y estar el mínimo de tiempo en la ducha. Moderar el uso de agua caliente al fregar las vajillas en la cocina. Así moderaremos también el consumo energético y ducharse con agua fría trae muchas otras ventajas para la salud. Lo desaconsejamos en el rigor del invierno.
No beber agua clorada ni fluorada (ni tampoco con bromuro).
Usar sal marina para la mesa y la cocina, sin flúor ni yodo añadido.
No tender ropa mojada dentro de la casa sino fuera donde haya ventilación.
Sustituir los sistemas de depuración de las piscinas basados en el cloro por los ya existentes más modernos basados en la sal. En el caso de piscinas públicas procuraremos escoger aquéllas que utilicen dicho sistema.
No utilizar agua clorada en hostelería para cocinar ni para preparar bebidas solubles como café o té.
Podemos prescindir de los dentífricos con flúor. En los países que no existen problemas de déficits nutritivos se ha comprobado que los niños desarrollan de forma igual la dentición sin necesidad de beber agua con flúor. Igualmente podemos hacer con la sal fluorada.
Tomaremos especial atención en las personas de edad que no reciban aportes de flúor ni de cloro.
Existen aparatos comerciales que eliminan el cloro del agua sanitaria. Algunos están pensados para el agua de boca (ósmosis inversa) y otros para las duchas (filtros de cloro). Son efectivos aunque algunos no eliminan la cloramina, un compuesto secundario. Existen algunos que funcionan con vitamina C que sí que son capaces de eliminar todo el cloro molecular y que resultan algo más económicos.
Usar la lejía con moderación y con precaución. Los accidentes con lejía es otro capítulo especialmente peligroso. Hablamos aquí solamente del efecto de inhalar los gases que desprende. Nunca deberían utilizarse productos con lejía para fregar los suelos.
Otros colectivos profesionales de riesgo
El cloro se utiliza también en la industria de fabricación de plástico y PVC, para sanear la ropa, las tapicerías de los vehículos, en plantas de tratamiento de aguas residuales, laboratorios farmacéuticos, fábricas de pesticidas y en las fábricas de papel se usa la lejía industrial como blanqueador. En las plantas de tratamiento de alimentos o bebidas el cloro se utiliza para sanear envases, botellas e instalaciones, para lavar las manos de los empleados e incluso las frutas y las verduras. Habría que ver, pues las condiciones de ventilación y las concentraciones de gas cloro en las instalaciones para prever posibles riesgos.”

¿Qué nos estamos jugando con el proceso de paz en Colombia?

0

| Publicado en Administración, Adulto Mayor, Agricultura, Convocatorias y Oportunidades, Correspondecia Recibida, Derechos, Ecología, Economía, La Meditación, Mujer, Observatorio, Prográmese, Tareas, VISIBILIDAD

Diana Uribe, Casa de la Historia, habla en la Filbo Feria del Libro sobre los procesos de paz en el mundo
ttps://www.facebook.com/megustaleerColombia/videos/10154120096466800/

Protección de la infancia y la adolecencia (Col)

0

| Publicado en Derechos, Familia, Mujer, Sexo, Trámites, VISIBILIDAD

Denuncie o informe a través de:
http://www.teprotejo.org/index.php/es/

Alimentación sana

0

| Publicado en Ayuda a los demas, Correspondecia Recibida, Familia, Fundaciones, Los Hijos, Mujer, Salud, Trámites, VISIBILIDAD

Herramienta para que padres, madres y cuidadores enseñemos a nuestros hijos a tomar mejores elecciones y promover la cultura del cuidado y alimentación saludable
http://www.redpapaz.org/alimentacionsana/

Sepa cómo calmar un bebé

0

| Publicado en Hágalo usted mismo (a), Mujer

https://www.youtube.com/watch?v=j2C8MkY7Co8&feature=youtu.be

Sepa cómo identificar alimentos transgéncos

0

| Publicado en Correspondecia Recibida, Ecología, Mujer, Salud, Sepa cómo Cocinar, VISIBILIDAD

Cómo saber si tus alimentos contienen transgénicos
http://www.greenpeace.org/mexico/es/Campanas/Agricultura–sustentable–y-transgenicos/Y-tu-sabes-lo-que-comes/Somos-lo-que-comemos-comamos-con-inteligencia/Como-saber-si-tus-alimentos-contienen-transgenicos/

Guía rápida para identificar los transgénicos en tu frutería
La Verdad nos hará libres
https://www.youtube.com/watch?v=IGpDT1iKwZo

Buda

0

| Publicado en Adulto Mayor, Armonía, AutoAyuda, Benefactores, Conocimiento, Esoterismo, La Meditación, Mujer, VISIBILIDAD

Camino A La Iluminación
https://www.youtube.com/watch?v=lG5Je-NA5-c

El Corazón del Zen
https://www.youtube.com/watch?v=huOyZLRQ2Rc

El Libro de los Muertos

0

| Publicado en Adulto Mayor, Esoterismo, Leyes Espirituales, Mujer, VISIBILIDAD, Yoga

El Libro Tibetano de los Muertos
https://www.youtube.com/watch?v=lkjphRK09lI

Ganadería: una amenaza para el medio ambiente

0

| Publicado en Agricultura, Arboricultura, Arte y Cultura, Ciencia y Tecnología, Correspondecia Recibida, Derechos, Ecología, Economía, Mujer, Observatorio, Prensa hablada y escrita, Salud, Tareas, VISIBILIDAD

La ganadería genera más emisiones de dióxido de carbono que la industria del transporte. El reporte de la FAO “Livestock Long Shadow” del año 2006 señala además que la ganadería no sólo contamina el aire, sino también la tierra y los depósitos de agua subterránea. Con la mayor prosperidad y la asunción de valores occidentales en todo el mundo, las personas consumen más carne y más lácteos que nunca en la historia. Por esto, la ganadería requiere de urgentes medidas para frenar las emisiones de CO2 al medio ambiente, y el reporte de la FAO aconseja algunas medidas técnicas que perpetuarán el problema, de no cambiar la población algunos hábitos de consumo.

¿Qué es un mantra?

0

| Publicado en Amor, Armonía, AutoAyuda, Esoterismo, La Meditación, Magia Blanca, Mujer, Oraciones, VISIBILIDAD, Yoga

https://www.youtube.com/watch?v=aiYUeD99CrQ&ebc=ANyPxKqSrlEn3r-jak6Pg1op4R1FdOMWxdMXN5njTV_0gMTg8WGGv6rkmt-TLPf4Wo5pb86E1sKB2J13RjONc1WZkqeT2iuqSA