El Banco Agrario: ¡està en mora!

0

Publicado en Administración, Agricultura, Correspondecia Recibida, Sugerencias, VISIBILIDAD

Son pequeñas pero muy significativas las cosas que en el campo de reorganización, concretamente en lo interno, puede hacer el Banco Agrario por si mismo, por sus clientes y por la agricultura colombiana. Precisamente: una nueva agri-cultura.
En primer lugar, cambiar su “rigoricismo” apegado a los procedimientos anticuados en cuanto a la atención al cliente tanto interno como externo.
Soy un pequeño empresario del campo, soy reforestador.
Da pesar, còmo para hacer una simple consignación que conlleva la solicitud de una cuenta de ahorros para hacerla de nuevo activa, por ejemplo, se monta un operativo de casi hora y media en donde llamada va y viene, consulta y espera hacen transcurrir minutos, hacen perder tiempo a todo el mundo empezando por la cantidad de empleados del mismo banco porque quien atiende, no obstante estar el cuentahabiente presente en cuerpo y alma, con su documento de identidad, con su Declaraciòn de Renta al dìa como se lo habían solicitado, ahora se encuentra con una nueva petición como es todos los balances firmados por Contador Pùblico a una fecha reciente. Me diò mucho pesar hacerle perder el tiempo al Director de la Oficina que me atendió, la molestia que se le causò al Director de la otra oficina. Son los procedimientos y hay que acatarlos, eso no lo entiendo pero, lo comprendo. Con la espera el aprendizaje de la lección me costo dos horas contando la espera.
Total no pude reactivar mi cuenta de ahorros. Y tampoco cerrarla porque no me la dejaron activar.
Sè que el personal administrativo (Directores de Oficinas, asesores dispuestos para atención de los clientes, etc.), no tienen la culpa y sòlo la responsabilidad y celo de cumplir con lo que dicen los reglamentos internos, son los que impiden que el Banco umpla con su objetivo: atención al cliente llámese ahorrador, emprendedor, campesino, pequeño empresario del campo, cuantahabiente, etc.
El banco Agrario, màs allà de la noble misión casi monopolista de hacer del campo y la actividad agraria un mejor campo de acción para el campesino y pequeño emprendedor, està en mora de hacer una reforma sustancial sobre còmo facilitar a sus clientes internos y externos, la tarea de hacer del campo colombiano el impulsor del desarrollo que necesita màs allà de lo que presume con la publicidad.
No se le pide que sea laxo con las normas, sòlo que observe lo bueno que hacen otros bancos, revalúen sus procedimientos en todas las áreas pues asì como van hasta los cuentas gotas se lo van a llevar por delante.
Ojalà mi observación se comprenda como sugerencia a renovar su actitud para con el campesino y el emprendedor. Cambiar el campo, el agro, significa mucho màs lo que dice en folletos y por la TV, sobre todo, ahora que hay que ir de la mano de la paz, el progreso y el emprendedor del campo que en Colombia implica prácticamente ser una persona queen la pràctica, sì cree en Colombia.
Conclusiòn:
A toda costa y a todo nivel, hay que evitar aquello que se llama “Mala Percepción de la Institución en el Entorno Interno y Externo”.

Escribenos tu comentario