El cemento más caro del mundo

4

Publicado en Correspondecia Recibida

“Seguimos afirmando que el precio del cemento en Colombia de US$250 dólares, es el más caro del mundo, para ello nos basamos en la información suministrada por la Cepal”

13 Agosto 2013 14:30
Escrito por La Gran Noticia
El debate sobre el precio del cemento: ¿Pagamos o no el más caro del mundo?
Por Jorge Vergara Carbó, Economista de Barranquilla
Interesante para el país ha resultado el debate que está realizando la emisora La W, tanto a nivel nacional como internacional sobre el precio del cemento en Colombia, comparado con otros países productores del mundo, a raíz de un documento que preparé y que fue publicado en el periódico La Libertad de la ciudad de Barranquilla el 6 de mayo del presente año.

Los periodistas, encabezados por Julio Sánchez Cristo, consultaron a los directivos de los gremios ligados al sector de la construcción, como a ingenieros y arquitectos, al igual que al Ministro de Comercio Exterior, ex director de la SIC, como también a empresarios y, al autor del documento para que opinaran sobre el tema del precio del cemento.

Toda la información se puede obtener en la página Web de la W. Los gremios colegiados en cabeza de sus presidentes, con las respuestas dadas a la W, y que aparecen en otros medios como El Heraldo Y El Tiempo del día 11 de agosto, en su página 21, han tratado de crear incertidumbre frente al debate del precio, suministrando información que no se compagina con la realidad, en un respaldo total a las empresas oligopólicas que no solo explotan el mercado colombiano, sino también el Centro Americano y Suramericano, esta son: Holcim ( Suiza), Cemex (Mexico), Argos ( Colombia) y Lafarge (Francia).

Con sus declaraciones y a nuestro juicio, pretenden desviar el debate e impedir que este se de en el Congreso de la República tal como lo ha solicitado el representante Barguil. Debate que esperamos sea trasmitido a todo el país por la TV, y que se haga con toda la altura que el caso amerita, involucrando en el mismo al director actual de la SIC Pablo Felipe Robledo Del Castillo, persona que a la fecha no ha dicho nada, siendo el funcionario responsable de controlar los monopolios y oligopolios que funcionen en el país (Ley 1543 de 2009).

Seguimos afirmando que el precio del cemento en Colombia de US$250 dólares, es el más caro del mundo, para ello nos basamos en la información suministrada por la CEPAL sede México que contrato un estudio que fue elaborado por Claudia Schatan y Marcos Avaros titulado “Condiciones de Competencia en el Contexto Internacional del Cemento, Azúcar y Fertilizantes en Centroamérica”. En dicho estudio mostraron los precios del cemento por tonelada (página siete del documento) en varios países del mundo en el año 2000.

Como se puede apreciar en ambos cuadros, la tonelada de cemento en los Estados Unidos de incluírsele la inflación generada en estos últimos trece años, no llega a los US$100 dólares. Como no toda la inflación a veces los productores la trasladan totalmente a los consumidores o por reducción de costos debido a mejores tecnologías y también en parte por la crisis de la vivienda, que todavía no se ha recuperado del todo, por eso el precio de la tonelada de cemento en los Estados Unidos es de US$85 dólares la tonelada, nunca ha pasado de US$100, como lo pretende decir el director de Infraestructura Martin Caicedo Ferrer y como aparece hoy 11 de agosto en la página citada de El Tiempo, en US$211 tonelada

El precio en México se mantiene igual en US$ 110 dólares tonelada, incluso el precio de importación es más bajo. Recientemente la empresa “Cementos Atlántico S.A.S” localizada en Galapa (Atlántico), se vio obligada a importar 2.000 toneladas de cemento de México a un precio cercano a los US$90 dólares, para poder terminar de montar la fábrica que saldrá al mercado en el mes de septiembre de acuerdo a lo que tienen proyectado.

De acuerdo al estudio de la CEPAL antes citado, la industria del cemento en América Latina es de tipo oligopólica. A igual conclusión llegaron Mauricio Cárdenas (actual Ministro de Hacienda) y otros, en el estudio que elaboro Fedesarrollo sobre el cemento en Colombia, donde afirmaron que las empresas eran oligopólicas, debido a múltiples razones tales como que su producto es homogéneo, de fácil colusión para repartirse el mercado geográficamente, tener una demanda muy amplia, por ser costoso su transporte como su almacenaje y tecnologías estandarizadas.

Con relación a la estructura de costos del cemento, de acuerdo al estudio de Fedesarrollo es el siguiente, al mes de septiembre del año 2006.

ESTRUCTURA DE COSTOS DEL CEMENTO EN COLOMBIA

Recibimos del ingeniero José Forero ex gerente de Planta de Cementos del Caribe (Argos), el costo de producir una bolsa de cemento a junio 30 de 2010 (ver estructura de costos a julio de 2010 en Excel de cementos Argos). El costo de esa bolsa de cemento es de $7.000 pesos, lo que indica que la tonelada en esa fecha costaba $140.000 pesos, que a la tasa de cambio de la época era de $1.824, significaba un costo en dólares de US$76.75 por tonelada.

El cuadro anterior proyectado por la inflación y por la TRM nos indica claramente que el costo de una tonelada de cemento en lo corrido del año 2013 es de US$80.79, muy inferior al precio de venta a la fecha que es de US$250 dólares tonelada, lo que también nos muestra un margen de utilidad del 309%. Supremamente exagerado desde todo punto de vista. En los años analizados podemos ver que el margen en dólares supera en todos los casos el 200%. Lo que indica un exceso en el precio de venta del producto debido a la fijación del precio de venta por las tres grandes empresas que atienden el mercado y que generan el 95% de la producción de cemento en Colombia.

Si se fijara un precio de venta de US$100 dólares la tonelada, el margen sería del 24%, porcentaje que quisieran tener otros sectores de la economía, cuando la inflación está por debajo del 2% por ciento y la tasa de captación es inferior al 5%. La única forma para poder mantener esos precios tan altos, es funcionar como un mercado oligopólico, donde Cementos Argos en Colombia controla el 50% de la producción y por ende de la demanda.

Definitivamente las empresas cementeras en Colombia que exportan, entre ellas Cementos Argos que lo hacen a 80 países, tiene que estar vendiendo el cemento a un precio más bajo que el que existe en Colombia, lo que significa que están haciendo Dumping, por lo que las autoridades deben proceder a investigar esta situación.

UN CASO EN MÉXICO DE MONOPOLIO ABSOLUTO DEL MERCADO

En México al igual que en Colombia existe una legislación que prohíbe los monopolios u oligopolios o prácticas de tipo oligopólicos o monopólicos. Pero debido al alto nivel de corrupción que impera en nuestros países, esas leyes quedan como letra muerta.

Es famoso en México el caso de la embarcación Mary Nour, fletada por la compañía “Comercio para el Desarrollo Mexican” (CDM) cuyos socios eran tres ejecutivos de CEMEX. Resulta que estos ejecutivos decidieron importar de Rusia 27 mil toneladas de cemento y vender el producto por debajo del precio promedio imperante en México. La embarcación llegó a México el 27 de julio de 2004 al puerto de Tampico pero no pudo atracar por una orden judicial tramitada por CEMEX, bajo el alegato de que el barco obstaculizaría sus propias maniobras. Decidieron llevar el barco al río Pánuco, en donde al momento de llegar los esperaban con una multa de 11 millones 276 mil pesos por parte de la Aduana, por obstaculizar un canal navegable y por intentar descargar en un recinto sin autorización. No contentos con lo anterior le impusieron una multa de US$1.650.000, por haber tramitado el permiso de importación a nombre de otra empresa. Igual los multaron por supuesto entrega extemporánea del IVA y el general de importación, con recargo de150%.

Después de este calvario (10 meses duro) lograron atracar en el puerto de Tampico, pero no pudieron descargar porque el sindicato de estibadores se negó a prestar el servicio. Cuando lograron descargar el cemento, las compañías ferroviarias no quisieron rentar furgones acondicionados para transporte de cemento, ya que los existentes son de propiedad de CEMEX y era obvio que el flete por carretera era incosteable. Un año después el barco con su mercancía tuvo que regresar a Rusia, con las perdidas ocasionadas a quienes se atrevieron a retar a la empresa CEMEX.

El relato anterior nos permite concluir, que es posible que en Colombia este sucediendo algo parecido, no solo para aquellos que quieran importar cemento, sino también por las condiciones que las empresas cementeras que dominan el mercado les imponen a sus compradores y parece que también pueden influir en el otorgamiento de licencias para explotar las canteras, de ahí los problemas que tienen algunos propietarios con calizas en Arroyo de Piedra (Atlántico).

La materia prima (caliza) no pesa mucho en los costos de producción de cemento debido a que estas compañías solo pagan por regalías la irrisoria suma de $106 pesos por tonelada extraída.

Todo lo anterior debe conllevar a que sea el propio presidente Juan Manuel Santos el que lidere la revisión de los precios del cemento, obligando al director de la SIC que realice las investigaciones pertinentes y aplicar las sanciones pertinentes, y a su vez ordene la rebaja del precio del cemento dado que el gran beneficiado es el mismo gobierno nacional, las entidades territoriales y todos aquellos que compran viviendas, porque al bajar el cemento se espera que los constructores de vivienda y de infraestructura bajen los costos, para beneficio de todos los colombianos, y que no se queden con la utilidad adicional que se les presenta, al bajar el precio del cemento.

Barranquilla, Agosto 13 de 2013.

Comentarios (4)

Una de las instituciones que más y mejor funciona en México es la corrupción y, quién se ha encargado de su perfeccionamiento, impunidad y continuidad, claro, es el grupo más corrupto en todo el país, ni más ni menos que la mafia del PRI, por ello es que ocurre una situación como la del monopolio del cemento.
En Colombia, por tener un gobierno de la putrefacta oligarquía criolla -siempre sumisa y estúpida frente a los extranjeros- de ultraderecha, pues supongo que las cosas no marchan bien.

A tres años de esta publicación y el alboroto desatado en los medios políticos y gremiales, las cosas siguen peor. O es que ¿Hubo negiciados?

Hay que revivir este articulo, no es justo que aqui en cartagena a 7 kilometros de planta se pague por bulto de 50 kg 28.000 pesos 560.000 pesos la tonelada.

Esta interesante el artículo, lo malo es que el estudio de la CEPAL como mencionas son datos del año 2000.

Escribenos tu comentario