El Fracking en Colombia

0

Publicado en Correspondecia Recibida, Ecología, Prográmese

Conferencia en Cùcuta pròximo Viernes 9 de Noviembre, en la Biblioteca Luis Pèrez Ferrero a las 5 p.m. Entrada Libre.
Expositor: ing. Segundo Antonio González Cárdenas

FRACKING EN COLOMBIA: EXPERTOS QUE TENDRÁN EN SUS MANOS DEFINIR EL FUTURO
Revista SEMAN 30 octubre 2018
Armando Zamora, Leonardo Donado, David Neslin, Gonzalo Andrade, Carlos Alberto Vargas y David Yoxtheimer son algunos de los convocados por el gobierno. ¿Qué viene?
Seis expertos han sido convocados hasta ahora por el Gobierno nacional para conformar la comisión de fracking. Foto montaje Semana. Seis expertos han sido convocados hasta ahora por el Gobierno nacional para conformar la comisión de fracking. Foto montaje Semana.
En manos de un grupo de ambientalistas, hidrólogos, geólogos, ingenieros civiles y biólogos, nacionales e internacionales, estará la decisión sobre si se implementa o no el fracking en el país.
El Gobierno nacional creó una comisión de expertos como estrategia para producir conclusiones sobre el tema y, del mismo modo, apaciguar los ánimos y la presión social que ha generado la intención de la nueva ministra de Minas, María Fernanda Suárez, de avanzar en esa técnica para evitar que en un futuro cercano el país tuviera que importar gas y crudo.
Por ahora se han anunciado seis nombres. Se trata de Armando Zamora, exdirector General de la Agencia Nacional de Hidrocarburos, entidad en la que permaneció por un espacio de ocho años. Actualmente es catedrático y consultor del Banco Mundial y el Fondo Monetario.
Del equipo también harán parte tres académicos asociados a la planta docente de la Universidad Nacional de Colombia. Ellos son: el licenciado en biología, con maestría en esa misma área, Gonzalo Andrade, director del Instituto de Ciencias Naturales de esa institución; Leonardo Donado Garzón, ingeniero civil con profundización en agua y medio ambiente, magíster en ingeniería de recursos hidráulicos y doctor en ingeniería civil con énfasis en hidrogeología, y el geólogo Carlos Alberto Vargas, especialista en informática y computación y con maestrías en instrumentación física, ingeniería sísmica y dinámica estructural, y doctorado en esa misma área. Es investigador en imaging y procesos litosféricos.
El consultor internacional en asuntos energéticos y ambientales, David Neslin, quien fungió como jefe de la Comisión de Conservación de Petróleo y Gas de Colorado (Estados Unidos) hasta el 2012, completará el grupo.
Entre tanto, el investigador Dave Yoxtheimer tiene otro cupo en la comisión. Este hidrogeólogo, Ph.D. en geociencias, es asociado de extensión del Marcellus Center for Outreach y a la Universidad de Investigación de Penn State. Durante su carrera se ha desempeñado como consultor con experiencia en desarrollo de suministro de agua, hidrogeología kárstica, estudios geofísicos, permisos ambientales, geología energética de esquisto y gestión integrada de recursos hídricos.
Se trata de un equipo en el que no existe mucha oposición al establecimiento de esta técnica. Aunque no está completo, pues el Gobierno nacional está estudiando otros perfiles antes de dar a conocer el listado definitivo de las personas que conformarán este comité.
Se espera que de esta comisión, que comenzará a trabajar a partir de noviembre próximo, salga un informe que será entregado al Gobierno nacional con una serie de recomendaciones en pro de tener elementos de juicio para tomar una decisión.
Será una dura batalla
Esta comisión llegará a estudiar un tema sobre el cual no existen certezas. Por un lado, hay más de 10 países y varios estados de Estados Unidos que han prohibido esta técnica, basados en estudios e investigaciones que demuestran que se genera contaminación de acuíferos subterráneos y superficiales, daño a las capas externas de la tierra, altos índices de utilización de agua, producción de sismos y de gases de efecto de invernadero a la atmósfera. Además de daños a la salud humana.
Es el caso de los estados de Maryland, Vermont y Nueva York. En este último las autoridades prohibieron la fracturación hidráulica previendo la contaminación del agua y del aire que se podría porducir, así como los efectos en la salud humana. Para adoptar la medida se basaron en varias investigaciones que indican que los niños que nacen en zonas donde hay fracking tienen más probabilidades de tener menos peso de lo normal y padecer defectos congénitos del corazón y del tubo neural.
Por el otro lado, algunas potencias lo desarrollan, en especial por el temor a tener que depender energéticamente de países en conflicto. El Reino Unido, Canadá y Estados Unidos lo implementaron para aumentar sus niveles de producción de hidrocarburos, mejorar su sistema de comercialización, pero en especial, para estimular el autoabastecimiento.
Desde que comenzó el gobierno de Iván Duque, Suárez dejó ver que se metería en esa pelea. En una entrevista en agosto, la ministra aseguró que intentaría convencer al presidente de que esta técnica de extracción de hidrocarburos no convencional se podía adelantar de manera responsable y segura. Sus declaraciones sorprendieron, pues el mismo Duque había dicho en campaña que el país no estaba listo para eso.
El fracking podría ser uno de los pulsos más duros de este gobierno. La técnica es ampliamente criticada por el sector ambiental que ha venido advirtiendo que institucional, normativa y técnicamente, Colombia no está preparada para la adpción de la fracturación hidráulica.
De hecho, solicitaron una moratoria en su aplicación hasta tanto el país no contara con la capacidad institucional y el conocimiento científico necesario.
Manuel Rodríguez, exministro de Medio Ambiente, advirtió, por ejemplo, que había muchos riesgos ambientales y sociales que se corrían con la implementación de esta técnica.
“El perjuicio es mayor para un país como Colombia porque nuestras autoridades ambientales no brindan las garantías”, dijo.
Opinión que fue controvertida por Julio César Vera Díaz, presidente de la Asociación Colombiana de Ingenieros de Petróleos, quien afirmó que desde hace 10 años el país viene trabajando en el establecimiento de una normatividad que permitirá adelantar el fracking de forma responsable y protegiendo los recursos naturales renovables pero, en especial, el agua.
“Desafortunadamente hay mucha gente que está mal informada, así como existen otras personas que tienen unos intereses diferentes. Nuestra invitación es a que el diálogo sea abierto, franco y constructivo, pero sobre todo en honor a la verdad”, recalcó.
Actualmente, el país cuenta con la regulación técnica para la exploración de esta clase de hidrocarburos. Sin embargo, falta establecer normas para su extracción y regulación ambiental.
Tampoco será fácil para el Gobierno convencer a las comunidades ante el temor generalizado que existe sobre los efectos nocivos que podría generar este tipo de proyectos sobre el medio ambiente.
La contaminación de los yacimientos de agua superficiales, así como del agua subterránea, la reducción del recurso hídrico y la generación de sismos, son algunos de los argumentos utilizados por los líderes comunitarios para rechazar, tanto la extracción de petróleo como de gas y el fracking en sus territorios.
Un ejemplo de la percepción que existe se puede encontrar en el municipio de Fusagasugá. Patricia Rodríguez, vocera del Movimiento en Defensa del Agua y el Territorio de Sumapaz y coadyuvante en el proceso de consulta popular que se adelantó en ese municipio, considera que el fracking puede generar temblores.
“Nosotros estamos conscientes del peligro que nos acarrería el fracturamiento hidráulico ya que existen dos fallas geológicas: la de Fusagasugá y la de Silvania, y tenemos el temor que una de esas grietas que se abren para el fracking se mezcle con una de esas fallas geológicas y pueda haber un hundimiento o una serie de temblores”, afirmó.
En Fusagasugá se adelantó una consulta popular en la que el NO al fracking se impuso por amplia ventaja. Foto: David Reina/archivo Semana.
Adicionalmente, el Gobierno nacional está estudiando otros perfiles antes de dar a conocer el listado definitivo de las personas que conformarán este comité.
Esta comisión llegará a estudiar un tema sobre el cual no existen certezas. Por un lado, hay más de 10 países y varios estados de Estados Unidos que han prohibido esta técnica, basados en estudios técnicos e investigaciones que demuestran que se genera contaminación de acuíferos subterráneos y superficiales, daño a las capas externas de la tierra, altos índices de utilización de agua, producción de sismos y de gases de efecto de invernadero a la atmósfera. Además de daños a la salud humana.
Es el caso de los estados de Maryland, Vermont y Nueva York. En este último las autoridades prohibieron la fracturación hidráulica previendo la contaminación del agua y del aire que se podría porducir, así como los efectos en la salud humana. Para adoptar la medida se basaron en varias investigaciones que indican que los niños que nacen en zonas donde hay fracking tienen más probabilidades de tener menos peso de lo normal y padecer defectos congénitos del corazón y del tubo neural.
Por el otro lado, algunas potencias lo desarrollan, en especial por el temor a tener que depender energéticamente de países en conflicto. El Reino Unido, Canadá y Estados Unidos lo implementaron para aumentar sus niveles de producción de hidrocarburos, mejorar su sistema de comercialización, pero en especial, para estimular el autoabastecimiento.
Según la Ministra de Minas si no se realiza fracking, Colombia podría quedarse sin reservas de gas y tendría que comenzar a importar. Foto: archivo/Semana.
El panorama local
En Colombia la situación también es compleja. Según la ministra de Minas, sin fracking el país se quedaría sin reservas de gas en cerca de 10 años y se vería abocado a importar a futuro.
“Con fracking aumentaríamos nuestras reservas de crudo de 5,7 a 15 años, mientras que de gas pasaríamos de 10 a 30 años, por eso es tan importante la medida que se adopte. Tenemos una oportunidad muy grande en especial en lo que se refiere a gas”, manifestó.
La funcionaria informó que actualmente en Colombia existen cuatro bloques (12 pozos) exploratorios en el país, en zonas como el Magdalena Medio.
En esa región, Ecopetrol pretende implementar un plan piloto de exploración de fracking, razón por la cual, ya solicitó el permiso ante la Autoridad Nacional de Licencias Ambientales (Anla).
Felipe Bayón, presidente de Ecopetrol, expresó que este piloto le aportará al país la información para construir la normativa necesaria para explotar este tipo de yacimientos y, de esta forma, poner fin a varios “mitos”.
“Hay sitios exactos en Colombia en donde hay roca generadora y eso hay que determinarlo”, afirmó la Ministra.
Pero el fracking también genera una gran resistencia política. Los principales lideres de la oposición lo tienen como bandera. El senador del Polo Democrático Alternativo, Jorge Enrique Robledo, por ejemplo, ha venido insistiendo en la aplicación del principio de precaución, que establece que cuando existe un riesgo muy alto, no se debe correr.
Según el congresista, en el caso de Colombia el riesgo es peor porque no hay conocimiento del subsuelo y el país está en zona sísmica. Opinón a la que se suman Gustavo Petro y Claudia López, entre otros.
En este momento, el fracking no está prohibido en Colombia. Sin embargo, hay dos proyectos de ley que están cursando en el Congreso para impedir que se implemente. Una de estas iniciativas viene siendo impulsada por la Alianza Colombia Libre de Fracking.
A esto se suma que esta técnica no cuenta con el aval social para realizarse, por lo cual es claro que cualquier proyecto que se lance generará un amplio rechazo.
Lo que tiene que hacer la comisión de expertos no será fácil y puede que tampoco sea popular. El futuro del fracking en el país dependerá del criterio e integridad de sus miembros: una gran responsabilidad.”

Comments are closed.