Evite pasar del sobrepeso a la obesidad porque…

0

Publicado en Adicciones, Administración, Conocimiento, Correspondecia Recibida, Medicina, Mujer, Observatorio, Prográmese, Salud, Sepa cómo Cocinar, VISIBILIDAD

No hay obesidad sana
Aunque se cree que un tipo de obesidad no genera riesgos cardiovasculares y de enfermedades como la diabetes, una investigación constata lo contrario: ser obeso es riesgoso en todos los casos. Detalles del estudio que arroja nuevos avances sobre la que se considera como la epidemia del siglo XXI.
Quizás alguno de ustedes conoce un familiar, amigo o compañero de trabajo que pese a ser obeso luce jovial, muy activo y con una salud que puede ser envidiable. En la literatura médica a este paciente se le conoce como “obeso metabólicamente sano” (ObMs).

Este concepto fue descrito por primera vez en 2001 por A. Sims(1), e incluye individuos obesos que no presentan las características de síndrome metabólico y su riesgo cardiovascular es comparable al de los individuos que no son obesos.

Según la Fundación Internacional de Diabetes (IDF por sus siglas en inglés), uno de los criterios para declarar que una persona tiene Síndrome Metabólico es tener un perímetro abdominal mayor a 90 cm, en el caso de los hombres más dos, de los siguientes criterios:

Hipertrigliceridemia mayor a 150 miligramos por decilitro (mg/dl).
Colesterol bueno (HDL) bajo menor a 40 mg/dl.
Presión arterial (PA) elevada mayor a 130/85 milímetros de mercurio (mm Hg).
Glicemia mayor 100 mg/dl.
Hasta ahora se pensaba que existía un tipo de obesidad que no implicaba riesgos cardiovasculares y de enfermedades metabólicas como la diabetes. Sin embargo un estudio realizado por el Grupo de Investigación de la Universidad Nacional de Colombia (UN), encontró que eso no era cierto. Con el título “No existe la obesidad metabólicamente sana”, este trabajo constató que ser obeso es riesgoso en todos los casos.

El grupo es liderado por el doctor Jorge Eduardo Caminos, de la Unidad de Bioquímica de la Facultad de Medicina de la UN, y está conformado por estudiantes, residentes, maestrantes, docentes de la UN como la doctora María Fernanda Garcés y colaboradores del Instituto Nacional de Cancerología, como los doctores Felipe Fierro y Alexander Carreño.

Características bioquímicas y antropométricas
La investigación analizó pruebas de laboratorio clínico, medidas de peso, talla, perímetro abdominal y la distribución de la grasa corporal de 30 hombres entre los 18 y los 30 años, que fueron distribuidos en dos grupos así:

El primero, conformado por 16 sujetos que no reunieron los criterios para el síndrome metabólico y que fueron llamados “obesos metabólicamente sanos”.
El segundo, con 14 sujetos que sí cumplieron con dichos criterios y a quienes se les denominó “obesos metabólicamente enfermos”.
En ambos grupos se detectó que las variables bioquímicas se encontraban alteradas al compararlas con los patrones de normalidad, pero que no existían diferencias significativas entre los dos.

La investigación analizó las características de la composición química (bioquímicas), las medidas del cuerpo (antropométricas) y la distribución de la grasa corporal de 30 hombres entre los 18 y los 30 años.

Estos hallazgos llevaron a concluir que no existe la obesidad sana, pues ambos grupos presentaron resistencia a la insulina, niveles elevados de proteína C reactiva –que es un marcador de inflamación– y mayor proporción de grasa visceral, ampliamente reconocida como de mayor riesgo cardiovascular.

También se encontraron valores disminuidos de adiponectina (molécula liberada por el tejido adiposo o adipoquina) que mostraban una relación inversa al riesgo cardiovascular. Así mismo se detectaron valores elevados de leptina y galanina, péptidos involucrados en la regulación del metabolismo energético y el control del peso, que se han reconocido alterados en pacientes con enfermedades metabólicas como la diabetes mellitus.

Los criterios de síndrome metabólico son insuficientes para predecir el riesgo cardiovascular y la enfermedad metabólica.

El estudio permite afirmar que los hallazgos de resistencia a la insulina (insulinorresistencia), determinada por el índice conocido como HOMA IR, y el descubrimiento de valores elevados de insulina en ayunas, parecen ser marcadores más tempranos de enfermedad que los cambios en los valores de otros parámetros bioquímicos, antropométricos y clínicos. Quizás es por eso que los criterios de síndrome metabólico son insuficientes para predecir el riesgo cardiovascular y la enfermedad metabólica.

El estudio fue presentado en el Tercer Congreso Latinoamericano de Endocrinología y VII Curso Internacional de Endocrinología, Diabetes y Metabolismo, celebrado en Cartagena del 26 al 29 de abril pasado, y fue premiado como el mejor trabajo de investigación en la modalidad de presentación oral.

La obesidad se considera como la epidemia del siglo XXI, por lo que investigar sobre su comportamiento permite tener mejores herramientas para entenderla y combatirla.

(1) Sims EA. Are there persons who are obese, but metabolically healthy? Metabolism. 2001; 50:1499± 150
Fuente:http://unperiodico.unal.edu.co/pages/detail/no-hay-obesidad-sana/

Comments are closed.