Himno al árbol

21

Publicado en Arboricultura

Plantemos nuestros árboles, la tierra nos convida:

plantando cantaremos

los himnos de la vida;

los cánticos que entonan las ramas y los nidos,

los ritmos escondidos

del alma universal.

Plantar es dar la vida al generoso amigo

que nos defiende el aire,

que nos ofrece abrigo;

él crece con el niño, el guarda su memoria,

en el laurel es gloria,

en el olivo es paz.

El árbol tiene un alma que ríe entre las flores,

que piensa en sus perfumes,

que alienta en sus rumores;

él besa con la sombra de su frondosa rama,

él a los hombres ama,

él les reclama amor.

La tierra sin un árbol está desnuda y muerta,

callado el horizonte,

la soledad desierta;

plantemos para darlo en palabras y armonías,

latidos y alegrías,

sonrisas y calor.

Proteja Dios el árbol que plante nuestra mano;

los pájaros aniden

en su ramaje anciano;

y canten y celebren

la tierra bendecida

que les infunde vida,

que les prodiga amor.

Autor: Juan Zorrilla de San Martín

Comentarios (21)

Bonita la letra, creo que empieza´: el árbol es un símbolo, su altivo tronco …

Es otro. Recuerdo que en el Colegio Caldas en Cúcuta, el profesor Rafael Herrera con su violín nos lo enseñó y comienza como usted dice:
El árbol es un símbolo
su altivo tronco encierra:
la casa, el lecho, el trono, la cuna, el ataúd.

A continuación lo transcribimos, a ver si se pone de moda:

-CORO-
El árbol es un símbolo su altivo tronco encierra
La casa, el lecho, el trono, la cuna, el ataúd.
Y de su propia entraña cual áncora sublime,
Formó divina mano la redentora cruz.

-1-
Hombres: amad el árbol, fue vuestro magno abrigo;
Fue la primera barca sobre el río y el mar.
Puente, atalaya, hoguera, contra el tigre enemigo,
Pasto del horno ardiente y lumbre del hogar.
-2-
Niños, amad el árbol, es fuerza y armonía,
Es un bello gigante que ríe bajo el sol.
Con sus abiertos brazos en el cristal del día
Palpita entre los vientos con musical temblor.
-3-
Al árbol le debemos cuidados y cariños,
Alegre camarada de la primera edad.
Con él triunfarán siempre los juegos de los niños,
El árbol es misterio de amor y eternidad.
-4-
El árbol es belleza, miradlo en el boscaje
¡Qué juego de matices! ¡Qué triunfo del color!
Los cámbulos y acacias incendian el paisaje
Hay plata y nieve y oro sobre el triunfal verdor.
-5-
Baldón para quien hiera, del árbol el portento,
Prisionero encantado de celestial país.
Está en la tierra inmóvil, pero es en su tormento
El hermano más dulce de Francisco de Asís.
-6-
Su copa de esmeralda destácase en la altura,
Allí cantan las aves bajo el sereno azul.
Y en sus esbeltas ramas de espléndida hermosura
Colúmpianse risueñas las hadas de la luz.

LETRA: Alfredo Gómez Jaime (Tunja junio 2 de 1878 // Villeta, agosto 21 de 1946)
MÚSICA: Daniel Zamudio (Bogotá, agosto 28 de 1885 // Bogotá, julio 3 de 1952)

Escribenos tu comentario