La Capuchina

0

Publicado en Correspondecia Recibida

Por: Jorge Giraldo Acevedo *
Tal y como si fuera una competencia deportiva en todas sus disciplinas el sector de “La Capuchina” presenta un ranking en materia de problemas sociales…

Es indiscutible que en la capital colombiana los acontecimientos de inseguridad no son exclusivos de una zona pues se presentan en la mayoría de los barrios; también es verdad que en el sector de “Chapinero” en los últimos tiempos se han
registrado hechos de extrema gravedad por la escasa seguridad pero los habitantes, comerciantes y visitantes en general del barrio “La Capuchina” también viven una situación aún más grave por el suceso permanente de toda clase de hechos por la inseguridad; el problema está agravado por los casos de drogadicción, prostitución, el exhibicionismo de gays y trabajadoras sexuales, contaminación visual y auditiva, higiéne pública, constantes sucesos obscenos en sitios
públicos o abiertos, funcionamiento de prostíbulos, cantinas, numerosos negocios callejeros de diversa índole y una serie de restaurantes que funcionan en horas de la noche en la Avenida Jiménez con la carrera 13, cerca al conocido edificio “Lara”.
Como si lo anterior fuera poco la Administración Distrital, a cargo del alcalde Gustavo Petro, decidió la instalación de un dormitorio para habitantes de la calle en la Avenida Caracas con la calle 15…Lo más grave de esta decisión es que
se incumplió con un acuerdo con la comunidad celebrado hace varios añosy esto también está afectando el comercio del sector, a los establecimientos educativos, a los feligreses de la Iglesia de “La Capuchina”, también a los transeuntes y obvio que a sus habitantes.
Lo más lamentable de este cúmulo de sucesos es que se vienen presentado en forma aún más grave y delicada en los alrededores de 2 edificios donde funcionan las jefaturas seccionales de las fiscalías locales; estas entidades –encargadas de
impartir justicia– en forma increíble, inaceptable y hasta con pasmosa indiferencia no han contribuido en nada para acabar este problema.
La situación en general, así como se observa a diario, se puede erradicar fácilmente por parte de las autoridades competentes mediante el traslado de las trabajadoras
sexuales y los gays a Santafé, barrio vecino que, por disposiciones oficiales sobre uso del suelo, fue declarado como “sector de alto impacto”.
Será tan lamentable esta problemática
que la juez 8a. del Circuito de Bogotá, Abogada Mery Cecilia Moreno Amaya, aceptó una acción popular de tutela con el propósito de hacer cumplir las medidas oficiales en materia de defensa de la comunidad, de los comerciantes y del público en general que tiene que transitar por este sector. Los peticionarios, por intermedio de la “Corporación Cívica La Capuchina”, hacen énfasis en que los intereses
colectivos los tiene toda la comunidad del barrio y dejan en claro que residentes, comerciantes y visitantes no tienen que convivir en una zona de tolerancia con el vicio, la delincuencia y mucho menos observar en forma pasiva constantes sucesos obscenos en sitios públicos o abiertos .
Este populoso barrio residencial, comercial y ahora con el ranking de problemas sociales está comprendido entre las Avenidas Jiménez y la 19 y desde la carrera 10a. hasta la 14, (Avenida Caracas), es decir, en pleno centro de Bogotá y es la zona
que limita al lado sur con “San Victorino”, lugar que frecuentan a diario miles de personas.
En este importante sector bogotano funcionó durante muchos años el periódico “El Nuevo Siglo” motivo por el cual en los medios políticos, económicos, sociales y por parte del ciudadano corriente se le llamaba “el diario de La Capuchina”…
* Periodista pensionado
jgiraldoacevedo@yahoo.es

Escribenos tu comentario