Lamentable y definitivamente atentatorio a la unidad, la libre determinación de los pueblos,

0

Publicado en Correspondecia Recibida

Por: José Neira Rey

 

¡ A L T O ¡ , ¡ A L T O ¡, ¡ A L T O ¡

1.- Lamentable y definitivamente atentatorio a la unidad, la libre determinación de los pueblos, la no injerencia en los asuntos internos de cada país y el progreso integracionista y comunitario, es todo cuanto viene aconteciendo en el contexto regional y ante las situaciones que se plantean – pero sin concretarlas plenamente, ni adoptar decisiones compartidas y comprometidas de fondo- en UNASUR y OEA -,que, si bien son complementarias y representativas , atraviesan por un oscuro, delicado y complejo panorama de : amenazas de guerra, presiones indebidas y provocantes pugnacidades entre sus miembros, mientras prosigue vigente una crisis mundial y no hay plenas certidumbres , ni claridades, en muchas áreas y prospectos básicos del acontecer internacional.

Un ambiente agresivo y situaciones intransigentes, al conjuro de especulativos ataques y en procura de ampliar dominios, incrementar el armamentismo y dar paso a controversiales concepciones ideológicas -generalmente no bien cimentadas, ni estudiadas-, descomponiendo la fraternidad y socavando la confianza y el trabajo compartido, es un embeleco y un proceder que seriamente vulnera el concepto de integración y ayuda mutua ,que tanto se ha preconizado y requerimos los pueblos de esta parte del mundo.

Obrar con emotividad y desatino, para especular y fomentar presiones y tensiones, que solo servirán para debilitar la anhelada unidad y las opciones que esperan millones de latinoamericanos, porque son muchos los desacuerdos que requieren previa atención y superación, es una conducta absurda, peligrosa y de graves proyecciones negativas.

2.-La sola observación y pulsación sobre lo que ha sucedido en los últimos días en Tegucigalpa y Bariloche, seguida por millones de latinoamericanos, que han mantenido sus ojos y oídos en los receptores de radio y tv, para saber como actúan sus voceros y que decisiones se adoptan, permite deducir e inferir, lo que puede generar una escalada de agravios y un mayor debilitamiento en las relaciones interinstitucionales y el trato de personas, con sus consecuenciales efectos o resultados, en lo político, económico y social de todo el contexto continental, si no hay un alto : claro, manifiesto y rotundo, a esa ola de expectativas que se esta creando. Y, si no se produce un solidario y edificante giro hacia una América : unida, pujante, participativa y visionaria.

La historia, que es un auxiliar magnifico para evaluar y entender este proceso humano de pareceres y contiendas, registra expresiones que bien traducen comportamientos y acciones, que a veces es bueno recordar, para evitar que los insucesos y los traumas se repitan.

En el caso específicamente colombo-venezolano-que tanto nos concierne y continua sin ser entendido por muchos en su verdadera trascendencia e importancia -, es oportuna y sabia la expresión del Libertador Simón Bolívar, cuando aludiendo a las discrepancias con el General Francisco de Paula Santander, sentenció: “El no habernos compuesto con Santander, nos ha perjudicado a todos “

3.-Los hechos, expectativas y parafernalia logística que brota desaforadamente y casi de manera virulenta y oprobiosa, pese a explicaciones, lógicos y puntuales raciocinios, tiene que tener un límite, no solo para exclamar con el elemental ¡ Basta ya ¡,sino para clamar por una reacción inteligente y vigorosa ,que ubique en su exacto sitio y medida, el que prosiga este trajinar y andar hacia el abismo.

¿Qué es eso de empeños y propósitos para jurisdicciones que no son las suyas, ni en permisibilidades que no les han sido concedidas, ni corresponden a su fuero? ¿Qué son esos ridículos protagonismos seudo políticos que no piensan en el conjunto social, ni en el concepto y noción de Estado ? ¿Hacia donde vamos? ¿Cuál es el beneficio? ¿ Por qué no hacer de las divergencias -bien expuestas, entendidas y aceptadas-,una civilizada , evolutiva y progresista tolerancia ?

Bueno, es recordar que cuando los pueblos se exaltan y arrechan-para utilizar una expresión natural, directa, común y cierta entre nosotros- aparece la acción incontenible que traza la estrategia del iracundo y violento “pase lo que pase ”, que barre con todo.

¿Por qué no evitar la irreflexión y el inconsecuente estallido de los ánimos? ¿ Por que no darle paso a la sincera amistad y al beneficio conjunto ? Aún hay tiempo, para recapacitar y actuar, como hermanos, estudiosos y unidos por un mismo ideal y destino, porque este obrar, si ofrece seguras posibilidades y generosas perspectivas, para el bien, progreso y gozo de todos.

Además, el mundo y la historia nos observan y registran cada paso.

JNR

Escribenos tu comentario