las crisis y los ciclos

0

Publicado en Feng Shui

Al final de cada período o ciclo de siete años de vida, esto quiere decir, al séptimo, al catorceavo, a los 21, a los 28, 35, 42, 49, 56, 63 años de edad, etc.,, es conveniente hacer un alto y reflexión sobre el período de vida que se acabó de pasar.
Cabe esperar que se hayan cerrado ciclos y si no es así, se espera que sucedan acontecimientos (crisis), que obliguen a cerrar causas generadas por la misma persona cuyos efectos deben conducirla a prepararse mejor para la siguiente etapa de vida. También los generados intrafamiliarmente.
Haga memoria de los acontecimientos pasados que se presentaron al final o inicio de cada siete años a partir de su fecha de nacimiento. Notará que coincide con cierto renacer y madurez pero, también con eventos que han puesto a prueba su valor, fortaleza y aceptación de ciertos acontecimientos desagradables. Cuando una situación desagradable se nos presenta es porque hemos ignorado en los períodos anteriores la necesidad, no sólo de hacernos responsables por la acción u omisión al respecto de la causa generada, sino que también hemos tolerado esa desarmonía o injusticia una y otra vez, contra nosotros mismos o nosotros mismos somos los causantes de ella en otros. Hasta que no se cierre cada ciclo con aciertos o reparándole debidamente en los errores cometidos en el ser, hacer, sentir y tener, los efectos negativos en la vida del individuo se presentarán en diversas formas muy desagradables. Lo anterior, se presentará hasta que el individuo que haga justa reparación y aprenda (trascienda) lo que equivale a hacerse merecedor de nuevas pruebas y premios (satisfacciones) terrenales y espirituales en la presente vida. Aprender significa trascender.
                                                                                     www.sepacomo.com

Escribenos tu comentario