Llenos de nada

0

Publicado en AutoAyuda, Fábulas, La Meditación

“Pregunta el maestro al discípulo en parque de la vecindad:

-¿Logras escuchar algo más que los sonidos y ruidos que atropellan tus oídos?

Después de unos breves instantes, el alumno contestó:

-Oigo el ruido de aquella lejana carreta.

-¿Cierto que va vacía? Inquiere el maestro.

-Y por uqé dices eso maestro. Yo desde aquí no distinto si va vacía o llena.

-El maestro le contesta:
Por el ruido que hace al andar. Notas que hace mucho ruido al andar, es porque poco o nada contiene.

-Lo mismo podrás deducir a diario cuando te mezclas con la gente. Te encontrarás con gente que atropelladamente habla sin parar, sin reflexionar, gente que interrumpe por sólo interrumpir, gente que presume, gente que menosprecia, gente que agresiva y gente atropella, en fin…cuanto más vacía la carreta mayor es el ruido que hace. También hay personas que como carretas con amortiguador hacen un ruido engañoso, asumen el papel de víctima o que se fingen auténticos amigos pero que tarde o temprano, muestran que son sepulcros blanqueados por fuera y podridos por dentro. Esos son los más peligrosos porque minan la fé en los hombres. Total, ello sólo revela que nadie está más vacío que aquel que está lleno de egoísmo.”

Comments are closed.