Palabras de una bachiller

1

Publicado en Ayuda a los demas

NO DEJAR QUE LOS QUE NO SUEÑAN TE DAÑEN LOS SUEÑOS
Para quienes nos graduamos hoy, se inicia un nuevo desafío.
Hoy, también es el momento para expresar la gratitud  a quienes contribuyen con su buena voluntad, deseos sinceros y observaciones oportunas a que seamos cada vez mejores. Gracias por ello y les decimos que la vida les retribuya con creces  esa abnegación y entrega.
Como la vida debe ser concebida en un eterno presente, es claro que en la primera etapa que comprende hasta la tercera parte que con nuestra edad actual nos ocupa, se deba entender como un proceso de aprendizaje en donde unas veces nos hemos equivocado a causa de lo propio que conlleva el tomar conciencia dentro del concepto del ensayo y error.
Si el ser humano no se hubiera atrevido a ser diferente es posible que aún estaríamos en la era del oscurantismo, en donde el aceptar como cierta las experiencias personales de los demás, nos impedirían conocer a ciencia cierta cuáles habilidades y talentos vinieron con nosotros.
De ahí la necesidad de dirigir estás palabras dentro del contexto de un eterno presente. Para ello, titulé esta nota NO DEJES QUE LOS QUE NO SUEÑAN TE QUITEN LOS SUEÑOS.
Para  ser consecuentes con lo anterior, hay que evitar que los temores propios y ajenos que se pueden presentar en diversas formas, tamaños y presentaciones nos afecten o dañen hasta el punto  que hagan dudar de nuestras potencialidades.
Si nos convencemos a nosotros mismos que somos más capaces y valientes hasta el punto que no nos dejamos doblegar por nada ni por nadie, entonces comenzamos a creer en nosotros mismos así digan lo que digan las circunstancias o los demás.
También, compañeros, debemos de trazarnos una meta definida, es decir, debemos precisar que queremos hacer con nuestros talentos o habilidades. Cuando una persona sabe de qué es capaz y tiene una dirección, atrae sobre si mismo, oportunidades y experiencias que se confabulan creativamente para hacer que los sueños se le vuelvan una realidad.
El futuro, entonces se hace hoy, en este eterno presente que es el tiempo real y el único que existe. No hay que bajar la cabeza ni ante el temor ajeno o pensar que podemos ser inferiores que los demás así nos lo quieran hacer parecer. Cada quien, dentro de sí, deberá proponerse ser valiente en un 100% cada día, amarse a si mismo y convencerse que se puede realizar, al servir a los demás con honestidad y sin ser serviles como el desarrollo  de la sociedad hoy lo pretende.
Con gran dinamismo y entusiasmo,  deberemos  disponernos  a enfrentar nuevos aprendizajes, nuevos desafíos que seguramente ganaremos. Puede que al principio nos parezcan difíciles de lograr porque así nos lo han pintado pero, no hay tal, si tenemos fe  en nosotros mismos, triunfaremos.
Como siempre, continuaremos dando gracias a nuestros padres, y familiares así no lo expresemos con la frecuencia debida, ellos nos dan una bendición a cada día y cada día nos entregan su perdón sin la férula ni el castigo porque saben que estamos aún aprendiendo y han sido unos magníficos maestros. Dios los bendiga y le decimos que en un eterno presente ¡LOS QUEREMOS MUCHO!

Comentarios (1)

Muy hermoso las palabras de un bachiller!

Escribenos tu comentario