¿Qué es la santidad?

0

Publicado en Oraciones

Reconocer de antemano el señorío de Dios sobre nosotros.
Pedir la humildad necesaria para postrarnos ante Él.
Ponerle como centro de nuestras acciones y búsquedas.
Darle gracias por su presencia en nuestra historia.

Es no alejar la humanidad que llevamos dentro de su divinidad.
Dejarse embargar por el Misterio que parece estar escondido.
Consentir que hable la fe aunque la razón nos despiste.
Sonreír frente a las dificultades de cada momento.

Es saborear y meditar las Palabras que salvan.
Es pedir con confianza Palabras que sanan y dan respuestas.
Es hacer a Dios confidente de nuestros fracasos.
Es comunicarle nuestras pequeñas conquistas y éxitos.

Es caminar hacia la perfección….¡es lo más grande!
Supone poner a DIOS en el lugar que le corresponde
y al ser humano desinstalarlo de la peana del poder
y de la arrogancia de la autosuficiencia y del caos en el que vive.

Caminar hacia la perfección…. ¡es guiarnos por sus signos!:
Cuando fallan los esquemas del mundo
Cuando prevalecen las soledades del hombre
Cuando, prometemos y no cumplimos

-Desear el ser perfectos… ¡es ruta obligada!
-La fe se fortalece al calor de Señor.
-La caridad se agranda a la sombra de sus hechos.
-La esperanza se alimenta en Aquel que siempre nos espera.

Alcanzar la perfección, entre otras cosas, implica poner a Dios en el centro de toda nuestra existencia y dejar que sea traspasada por Él.

“Este es mi secreto, un secreto muy sencillo; sólo se puede ver bien con el corazón; lo esencial es invisible a los ojos” (A. de Saint Exupéry)

P. Javier Leoz

Escribenos tu comentario