Señor Presidente del Consejo Permanente de la Organización de los Estados Americanos

0

Publicado en Correspondecia Recibida

ASDRUBAL AGUIAR
Miembro de la Academia Internacional de Derecho Comparado de La Haya
Académico Correspondiente de la Real Academia Hispanoamericana de Ciencias, Artes y Letras

Señor Presidente del Consejo Permanente
de la Organización de los Estados Americanos
Embajador Pedro Vergés (República Dominicana)

Señor José Miguel Insulza
Secretario General de la Organización de los Estados Americanos

Excelentísimos señores:
En mi condición de ciudadano venezolano, quien tuvo el alto honor de servir al
Hemisferio como Juez de la Corte Interamericana de Derechos Humanos, y luego
servirle a Venezuela como Gobernador, Ministro de Relaciones Interiores, y Encargado
de la Presidencia de la República, me dirijo a Ustedes con la emergencia del caso, para
demandarles la convocatoria de un Consejo Permanente que analice y considere la grave
deriva dictatorial que ha tomado el gobierno del señor Nicolás Maduro Moros, en mí
patria.
Durante el día de ayer, 12 febrero, conmemorativo del Día de la Juventud, los
estudiantes, cabalmente comprometidos con la democracia, disponiendo como único
elemento de lucha sus lápices y cuadernos, acompañados de cantos y de dirigentes
democráticos igualmente empeñados en protestar para que el gobierno del señor
Maduro y los militares quienes lo acompañan, en calidad de ministros y uno de los
cuales encabeza la Asamblea Nacional, adopten las medidas que eviten el despeñadero
económico y social que sufre la nación.
Luego de una marcha pacífica, al apenas concluir fueron objeto de agresiones y disparos
por parte de funcionarios del régimen, en lo particular de miembros de su policía
política – SEBIN – y de la antigua y venerable Guardia Nacional hoy llamada “guardia
del pueblo”.
Los mismos, acompañados de los también denominados “colectivos populares”, que
integran miembros de bandas criminales que azotan nuestras zonas metropolitanas cada
fin de semana, han puesto en marcha una ola de represión convocada deliberadamente al
efecto y que termina, por exigencias del grupo militar-cívico que controla el poder que
ejerce el señor Maduro bajo instrucciones directas del gobierno cubano, con el mandato
de arresto de calificados dirigentes democráticos, uno de ellos pre-candidato a la
Presidencia de la República, Leopoldo López, como el ex Vice Canciller y ex
embajador Fernando Gerbasi, y el almirante retirado, Iván Carratú Molina. Varias
decenas de estudiantes han sido detenidos.
A la par, para ocultar la emboscada preparada por su gobierno y silenciar
definitivamente a la oposición democrática y toda voz disidente, durante las últimas
semanas se ocupan el señor Maduro y su entorno de negarle las divisas necesarias a la
prensa escrita para comprar papel y circular y amenazan a la radio y tv privadas con
procesos administrativos; aparte de anunciar que ¡poco le importa le llamen dictador! pues se dispone a ponerle final al amarillismo de los periodistas venezolanos. No
bastando ello, sobre los graves acontecimientos antes señalados y en pleno desarrollo, el
señor Maduro y los suyos ordenan sacar de la grilla de las cableras la emisión de la
televisora NTN24, que trasmite desde Bogotá, Colombia. Buscaba ocultar ante los
venezolanos y la comunidad internacional los actos de terrorismo de Estado que decidió
poner en práctica.
Señor Presidente, Señor Secretario General:
La Carta Democrática Interamericana es precisa al disponer que la democracia es un
derecho humano del pueblo, y los gobiernos tienen el deber de promoverla y defenderla.
No se trata, por ende, de una dádiva de los gobernantes de turno, como lo juzgan
algunos gobernantes que la desconocen en la región.
Que un gobierno como el del señor Maduro se ponga al margen del Estado de Derecho
para reprimir a la disidencia política y encarcelarla; que le impida su participación
activa en la democracia, criminalizando a su dirigencia y usando para ello – como lo
reconoce la Comisión Interamericana de Derechos Humanos – a los jueces y las
policías; que niegue la libertad de prensa como columna vertebral de la democracia,
haciendo uso y abuso – como ocurre este 12 de febrero – de la hegemonía
comunicacional de Estado formada durante los últimos 15 años; que cree
deliberadamente riesgos para la vida e integridad personal de los ciudadanos, instigando
a la violencia de sus seguidores de calle y los cuerpos armados a su servicio, para luego
argumentar que se trata de grupos nazi-fascistas que intentan desestabilizarlo; que la
cabeza del órgano parlamentario – Teniente Diosdado Cabello – aparezca dictando
órdenes ejecutivas dirigidas incluso a la Fuerza Armada y protegiendo a los “colectivos
populares” cuya actuación propició el gobierno para producir la violencia durante este
día 12 de febrero; todo ello, de conjunto, representa una grave alteración del orden
constitucional y democrático, según los términos del artículo 20 de la Carta
Democrática Interamericana.
La protesta estudiantil y política tiene lugar, justamente, por cuanto, el pasado año
ocurrieron 23.000 homicidios en Venezuela y la respuesta oficial es su aspiración a la
convivencia ciudadana con los grupos ejecutores de los delitos. Tiene lugar por cuanto
el gobierno no reconoce la legitimidad de los gobernadores y alcaldes opositores electos
popularmente, e intenta doblegarlos bajo amenaza de persecuciones y descalificándolos.
Tiene lugar por cuanto al margen del orden constitucional y el Estado de Derecho,
funcionarios militares y policiales cubanos ejercen autoridad en la administración
pública venezolana y en organismos de seguridad del Estado, y dado que miembros de
nuestra FF.AA. ocupan los puestos de decisión fundamental, sin respeto por la
subordinación que deben al poder civil. Ocurre la protesta legítima, en ejercicio de
derechos humanos y libertades tutelados por la misma Constitución y la Convención
Americana de Derechos Humanos que denuncia el señor Maduro, por cuanto, mediante
graves actos de corrupción que no investiga el Ministerio Público, han sido dilapidados
1.300 billones de dólares durante los últimos 15 años y hoy escasean los alimentos y las
medicinas que afectan a todo el país.
Han cedido, señor Presidente y señor Secretario, de conjunto, los elementos esenciales
de nuestra democracia y sus componentes fundamentales, enunciados en los artículos 3
y 4 de la Carta Democrática Interamericana. En consecuencia, conforme a lo dispuesto en el citado artículo 20 de dicha Carta, que es
vinculante como interpretación auténtica de la Carta de la OEA, les solicito,
respetuosamente, pues basta para ello la iniciativa del mismo Secretario de la OEA o de
alguno de los Estados miembros, disponer la convocatoria del Consejo Permanente a fin
de que revise los actos de represión ejecutados por el gobierno de Nicolás Maduro
Moros contra los estudiantes y la oposición democrática de Venezuela, con saldo de
muertos y heridos, y las medidas de censura de la prensa que ha establecido al efecto a
lo largo de las últimas semanas y el mismo día 12 de octubre, luctuoso para todos los
venezolanos.
No huelga, Señor Presidente, Señor Secretario General, les cite, con vistas a lo anterior,
al recién fallecido ex presidente surafricano, Nelson Mandela, a quienes todos nuestros
gobernantes de las Américas, sin excepciones, dicen admirar y recordar: “Si no hay
comida cuando se tiene hambre, si no hay medicamentos cuando se está enfermo, si hay
ignorancia, y si no se respetan los derechos elementales de las personas, la democracia
es una cáscara vacía, aunque los ciudadanos voten y tengan parlamento”.

Les saluda atentamente,
ASDRÚBAL AGUIAR
C.I. 3.410.477
correoaustral@gmail.com

Comments are closed.