¿Y por què no dejamos el oro donde està?

1

Publicado en Administración, Adulto Mayor, Agricultura, Ciencia y Tecnología, Conocimiento, Derechos, Dinero, Ecología, Economía, Geografía, Ingenierías, Mujer, Observatorio, Prensa hablada y escrita, Sugerencias, Tareas, VISIBILIDAD

El mejor negocio para Colombia es dejar el oro de los Paramos donde està: en el Pàramo

Ecuador, aparentemente hizo un sacrificio desde el punto de vista financiero al decidir no explotar una zona petrolífera en el Amazonas. No explotò y tampoco contribuyò a que el Amazonas algún dìa fuera a explotar por la acción antrópica financiera.
En apariencia, el gobierno de Ecuador “sacrificò” la oportunidad de un pasajero superávit y la comunidad internacional agradeció de muchas maneras; nadie perdió ni se perderá con una agresión al Amazonas y lo que significa como región (flora, fauna, hidrología…), para Amèrica del Sur y luego el mundo. Encontrò entonces Ecuador, otras fuentes de respaldo financiero y nadie perdió (¿o sì?)… al menos la gran mayoría no.
En el caso de los pàramos, su importancia es vital para el entorno donde se encuentra y su área de influencia inmediata no permite que se apiquen linderos amañadamente sòlo para enriquecer a unos pocos en detrimiento de su supervivencia, su región de influenciacomo por ejemplo, los departamentos de Santander del Sur, Santander del Norte en Colombia y algunos Estados (el equivalente a Departamentos) en Venezuela en el caso especìfico del Pàramo de Santurbàn. El Pàramo es un ser con vida y espìritu propios asì no lo parezca a nuestros ojos terrenales. Toda acción que afecte a un pàramo (como en el caso de minería), condena para siempre su entorno en primer lugar y de “bola a bola” a la humanidad tambièn como un TODO integrado. ¿Por què hemos dejar que màquinas hieran sus entrañas y lo sacrifiquen, si el Pàramo tiene vida y da vida todos los dìas? El Pàramo no es sòlo materia, es manifestaciòn material de conciencia divina.
Entonces, ¿no es razón suficiente esa para dejar el oro donde està?

Tambièn desde el punto de vista financiero, valdría la pena hacer el siguiente ejercicio mental para justificar que sì como país, como gobierno (cualquiera que sea), se aprecie el “futuro ambiental”, aquí y ahora, como lo que es: un activo, un inventario, una reserva que es un respaldo a que sòlo en un escaso extremo de vida o muertey como un castigo a la incompetencia de no haberse establecido una política ambiental muy clara y definida con respecto a la protección de los recursos naturales de un país, de tal forma que resista la avaricia y la corrupción no sòlo de propios y “extraños” socios, sino que como política ambiental, se deje bien definido que la riqueza “enterrada” vale igual que explotada con la diferencia que “explotada” su beneficio financiero no compensa en mínima parte el sacrificio, daño y reparación o el disproducto que genera. Pero ahì, no para la cosa.
Veamos por què conviene dejar el oro donde està asì no lo parezca conveniente (fìjense que utilizo la expresión conveniente) para uso pocos desde el punto de vista financiero. Asì como en el caso del Pàramo de Sanrurbàn este negocito se comenzó a fraguar durante el año 2002, como siempre, sin tregua desde ese año o un poco antes, el capital financiero con la anuencia de una legislación asì jactanciosamente se afirme que la ambiental de Colombia sea la segunda mejor del mundo, los vacìos con la colaboración o indiferencia o imposición, termina haciendo mella dònde la ambición transnacional y local lo permite.
LA SUGERENCIA QUE HUELE A FALACIA PERO QUE NO LO ES: ¿Y POR QUÈ NO DEJAMOS EL ORO DONDE ESTÀ?
El oro para una Naciòn, vale como reserva donde estè, ya sea en el Morgan, en una bóveda del Banco de la Repùblica de Colombia o guardado en un cofre verde como el Pàramo de Santurbàn.
El oro puede servir y sirve como fiador, respaldo, garantía fiduciarìa, confianza, para respaldo de emisiones de dinero, etc. Este donde estèn en Canadà, USA o Colombia, esas 9 millones de onzas troy valen lo que corresponden. Muy bien pueden ser considerados como reserva. ¿Y para què necesita un país guardar reservas? En la pràctica, estèn donde estèn si son del paìs, es decir, si no cambian de mano, significa respaldo, confianza…¡tanto!
El oro, hoy desde el punto de vista financiero, es algo asì, como energía cinètica. Unos cuantos descerebrados ambientales nacionales y extranjeros, están empujando a transformarlo en energía potencial acabando con los pàramos y por ende con el agua como fuente de vida continua e insustituible.
Ese impacto sòlo lo quieren ver reflejado en el aumento que unos cuantos puntos que se plasman en una pantalla de la Bolsa de Valores y, en dividendos para unos accionistas que incrementan su capacidad de adquisición personal y no màs.
Para el país, en el tiempo (que sòlo mide el hombre pero la naturaleza no), se comprobarà de manera casi inmediata, lo que a uno le sucede cuando tiene sed y se toma un litro de Citromel, me decía mi abuela nacida en 1899. En conclusión: què necesidad tendremos de tomarnos un litro de citromel cuando ello implica que nos sale màs costoso por todos lados (dicho literalmente) el efecto del remedio.
Hay que buscar una política ambiental que nos blinde a través de amañar una legislación a través de cabildeo o “lobby”, presiones transnacionales o de empleados de gobiernos extranjeros que obedecen òrdenes transnacionales y todo tipo de manipulación mediática que con daño al hombre, al ambiente, se afecte a algo que en realidad no pertenece a la generación que se presta como cómplice por unas monedas de plata (¿o de oro?) o de papel moneda dibujado en dólares fruto de emisiones sin ningún respaldo en realidad.
Si dejamos sacar el oro, dejarà de ser una realidad y activo tangible el oro, el agua y sòlo tendremos un desierto porque habremos “quebrado” el futuro que llegarà.

¡Què ironía!: somos ricos y damos cabida piratas para que nos estafen.
La tercera guerra mundial no es por el oro, si llega a presentarse y està en nosotros ayudar a evitarla, será por el agua.
¿Por qué? Porque el agua es fuente de vida, de calidad de vida y la irradia. Responda a la siguiente pregunta: ¿Cuàl es el primer interrogante que se hace para deducir si un planeta es habitable?
Si. Es ese en que estàs pensando: ¿Hay agua? Si hay agua, es probable que haya vida. Con ello, la industria aeroespacial mundial nos està afirmando categóricamente que el agua vale màs que el oro. Y “si la rueda ya està inventada” ¿para què caer en la trampa del oro?

REFLEXIÒN: Luego, SI HAY AGUA aquì en la tierra y vale màs que el oro, para que acabamos con ella en los Pàramos de Colombia

Comentarios (1)

Seamos implacables en la defensa del paramo..unamonos o que aspiramos dejar a las próximas generaciones, despertemos ya o lo lamentaremos el resto de la vida.

Escribenos tu comentario